jose antonio rodriguez sanchez, Manejo

Destete de terneros: guía completa sobre cuándo, cómo y dónde

El destete de terneros puede ser el momento más estresante en la vida de un ternero bovino. Este estrés puede tener varios orígenes, pudiendo deberse a causas sociales, físicas, nutricionales o incluso sanitarias. Se debería poner un gran interés en reducir al máximo la incidencia de estas causas estresantes porque ello repercutirá en el desempeño de los terneros en el cebadero. Incluso, si los terneros se van a destinar a reposición, puede afectar a su vida productiva. ¿Cómo lo hacemos?

Entendiendo el estrés en el destete de ternero

El estrés que sufre un ternero en el destete se podría achacar a cuatro causas principales:

  • Estrés social. Debido en un primer momento a la pérdida de la madre y al cambio en la jerarquía social, especialmente si se junta con terneros de varios orígenes. Así como por el descubrimiento de unas nuevas instalaciones.
  • Estrés físico. A causa del transporte y a la búsqueda continua de la madre en las nuevas instalaciones caminando y berreando.
  • Estrés nutricional. Causado por el cambio de alimento y déficit de ingesta.
  • Estrés sanitario. Se puede producir una bajada en las defensas siendo más propensos a posibles afecciones.

A continuación, analizaremos cuándo, cómo y dónde llevar a cabo el destete para intentar reducir la incidencia de estas causas de estrés y mejorar el rendimiento de los terneros.

Identificando el momento óptimo para el destete de terneros

El cuándo depende de muchos factores como pueden ser la época de nacimiento, la disponibilidad de alimento, la edad de la madre o si la madre está o no preñada.

En principio, si dejamos a parte los destetes precoces (2-3 meses de edad) por razones excepcionales, podríamos considerar una edad óptima de destete entre los 4 y 6 meses. Con este rango de edad podemos conseguir que el ternero ya tenga una buena capacidad de ingestión de otros alimentos que no sea sólo la leche materna (tras los 4 meses) y que la vaca tenga tiempo suficiente para recuperarse y facilitar la gestación del siguiente ternero. Además, llega un momento, en torno a los 4 meses, en el que se puede reducir el potencial de crecimiento del ternero debido a que la vaca no produce tanta leche como necesitaría el ternero para expresar todo su potencial de crecimiento y, aún en el caso de que disponga de pienso de apoyo, esta ingestión tampoco sería la máxima posible debido a la leche ingerida.

Cómo realizar el destete efectivamente

En cuanto al cómo y dónde, podemos decir que el destete más habitual es el abrupto, es decir, sacar los terneros del cercado donde están con las madres y llevarlos a otro diferente sin que se vuelvan a ver. Este tipo de destete es el que mayor estrés produce, especialmente si, a pesar de no poder verse, se pueden escuchar. Para reducir este estrés se pueden aplicar estrategias que lo mitiguen, en la medida en que nuestras instalaciones nos permitan.

Preparación pre-destete y alimentación

Una primera medida para reducir el impacto del destete en el desempeño futuro de los terneros podría ser que éstos dispongan de pienso antes de ser destetados. Con esto lo que vamos a conseguir es, en primer lugar, mejorar el crecimiento de los terneros y por tanto el peso al destete. Esta razón podría ser suficiente para llevar a cabo este esfuerzo económico, pero hay otras razones que nos deberían llevar a suplementar los terneros antes del destete como puede ser que los terneros lleguen a este momento acostumbrados a consumir pienso, preferiblemente el mismo que van a tomar tras el destete. Por un lado, se reducirá el estrés producido por el destete puesto que a la separación de la madre no se unirá una alimentación totalmente nueva. Por otro lado, siempre es más eficiente dar el pienso al ternero que a la vaca para que produzca más leche. Todo esto nos llevará a poder obtener un mayor precio por los terneros si se venden al destete, o un mejor inicio de cebo si se ceban en la explotación e incluso una mayor precocidad si esos terneros van a ser futuros reproductores.

Implementando estrategias de destete en fases

La segunda mejora que podemos introducir para reducir el estrés sería implementar estrategias de destete en varias fases, dividiendo las causas estresantes en varias etapas. En una primera fase el ternero dejaría de tener acceso a la leche de la madre, pero seguiría a su lado. Esto se puede conseguir si tenemos dos corrales contiguos, en los que podamos meter vacas y terneros por separado, cuya separación permita un contacto visual y nasal, pero no permita que el ternero mame. Si no se dispone de estas instalaciones, la separación se puede suplir con anillos de destete que se pondría a los terneros en la nariz. Este anillo evita que el ternero pueda mamar. Con estas técnicas en unos días el ternero dejará de depender de la leche de la madre y se podrá proceder a la separación definitiva.

Para seguir reduciendo más aún el estrés producido se podría sacar a las vacas del cercado y dejar los terneros en el mismo donde estaban, al menos durante unos días. También es aconsejable evitar juntar animales de varias procedencias y por último, es importante diseñar un buen plan sanitario para desparasitar y vacunar a los terneros tras el destete.

Reducir el estrés que provoca el destete de los terneros repercutirá positivamente en la vida productiva y reproductiva de los terneros. Si quieres saber más sobre cómo influye el estrés en el comportamiento del ganado, no te pierdas este artículo